Vívelo Verde

Abraza un árbol: Siente las buenas energías que ellos te transmiten

Hay recuerdos en nuestras vidas que es difícil de olvidar y es cuando eramos niños. Son recuerdos memorables ya que en algún momento algo nos marcó para bien. Unas era correr en los parques con areas verdes, en los campos llenos de frondosos arboles que al verlos era inevitable subirnos en ellos y llegar a sus cimas o simplemente quedarnos en algunas de sus ramas para disfrutar el aire puro, la tranquilidad que ahí sentíamos y contemplar el paisaje que lo rodeaba, eso nos llenaba de buenas energías.

Es increíble pensar que abrazar un árbol no solo es beneficiosos para nuestra salud, sino que para la naturaleza también. Yo siempre he sentido una gran diferencia emocional cuando me encuentro en los campos, montañas rodeada de arboles, senderos, esas áreas verde que lo caracteriza de tranquilidad, paz que cuando me encuentro en la ciudad y es que “el acceso a la naturaleza puede contribuir significativamente a nuestra capacidad mental y bienestar”.

¿Qué hace la naturaleza para causar tal alivio de nuestros síntomas?

Las propiedades vibratorias de los árboles y las plantas son las que benefician a nuestra salud mental y física, como todo vibra, las diferentes vibraciones indudablemente afectan los comportamientos emocionales.

De la misma forma los árboles afectan a los seres humanos (y a todas las demás criaturas). Cuando tocamos un árbol, sus diferentes patrones vibratorios afectarán varios comportamientos biológicos en nuestro cuerpo.

No solo es terapéutico abrazar a un gran y noble arbol, sino que también es gratis y puede ofrecerte un sinnúmero de beneficios e incluso ayudar a la población ahorrar en costos de la salud.

¿Sabias que nuestros antepasados buscaban un árbol para abrazarse a su tronco cuando se sentían angustiados o cargados de problemas? Pues si, y es que por el tronco fluye la savia que da energía directamente de la tierra. Siempre se ha relacionado este tipo de acciones con la cultura hippie pero en realidad es una terapia para todos, además de una sana y buena intención, nos resulta de buena de ayuda.

“Los lugares verdes y seguros, pueden ser tan efectivos como las drogas prescritas al tratar algunos tipos de enfermedades mentales”. 

Con los actuales índices de prevalencia de enfermedades y afecciones por el estilo de vida que llevamos, quizás es tiempo de comenzar a abrazar árboles.

Los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, fortalecernos, relajarnos, cargarnos de energía vital y son portadores de los mensajes de la madre Tierra. Existen cada vez más personas que han comprobado los beneficios de abrazar los árboles.

El árbol siente el sol, siente la noche, siente el viento, siente la lluvia, siente el calor y el frío, y siente a los pájaros que se cobijan bajo sus ramas. ¿Cómo no nos va a sentir a nosotros? El árbol se encuentra emitiendo energía permanentemente y debemos de ser conscientes de los beneficios que su contacto puede otorgarnos.

Tanto los árboles como las flores tienen una radiación energética compatible con la de las personas. Esto quiere decir que podemos usar esa energía que nos brindan las plantas para energizar nuestro propio sistema energético.

No olvidemos que todo ser vivo es energía y, al igual que nosotros, los árboles tienen la suya propia. Muchas veces entramos en sintonía y notamos como fluye expresando sensación de tranquilidad, bienestar, serenidad y paz.

No hay duda que partiendo desde el punto de vista médico, como el del cuidado del medio ambiente, sacamos unas conclusiones muy interesantes que nos sirve para mejorar nuestra perspectiva sobre la naturaleza.

“La naturaleza es el mejor combustible para el alma, así que una mejor manera de energizarnos es conectarse con la naturaleza. ABRAZA UN ÁRBOL”.

Gracias por visitar mi blog, espero haya sido de tu interés.

Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *