Vívelo Verde

Quien soy

Hace poco mas de un año, vivía una vida rutinaria, mi casa, trabajo, gimnasio, universidad y mi casa nuevamente. Los fines de semana disfrutaba de mi cómoda cama y unas buenas películas, pero un día pensé, que hacia falta algo en mi vida, me hacia falta algo como acción, aventuras, conocer mas gente de mi mismo perfil, gente sana y aventureras pero aun así no sabia como hacerlo. Un buen día se acerca a mi negocio un vecino, quien hoy le agradezco haberme invitado a unas actividades de caminatas de montañas que un grupo de personas habían decidido realizar para así también hacer algo diferente. Junto a mi amiga Morita nos fuimos a explorar lo que nunca habíamos explorado y que ni siquiera imaginamos que íbamos a descubrir tanta belleza naturales, emociones, satisfacción en el transcurso del camino y aún mas, al llegar a la cima.

A lo largo de los meses, sin perder un fin de semana, fui explorando junto a mi amiga y el grupo de exploradores nuevos senderos y nos fuimos enamorando más de la naturaleza. Así fue que poco a poco fui saliendo a recorrer nuevos rumbos en otras ciudades, estaba ansiosa de conocer el gran Waraira Repano (El Avila) en Caracas. Agarre mi mochila y me fui aventurar con unos amigos de esa ciudad que me enseñaron lo mágico que es. Bastaba con subir una vez a la que fue una ruta muy ruda para una novata como yo, para entonces darme cuenta que tenía que volver y seguir conociendo sin importar que grado de dificultad tenía, solo quería hacerlo y verme en el lomo de la montaña, la bien llamada Fila Maestra.

Desde entonces mi vida cambió de una manera extraordinaria, en estos caminos verdes de Dios he conocido muchas personas con un grado de amistad, humildad y compañerismo que poco encontramos en otros ámbitos. En cada ciudad de mi hermoso país Venezuela, hay muchos que como yo ansiamos salir y vivir mágicas experiencias en esta vida verde, vida que Dios nos dio, una vida de mochileros.

Andreina Osorio